viernes, 30 de diciembre de 2016

Verde chic

Adquirimos esta telefonera en una tienda de ocasión. Hay muebles que nos conquistan sin más, y los tenemos que comprar y transformar sí o sí, porque nos llaman...Y éste, con sus líneas tan retro, fue uno de ellos.

Como podéis observar, es de aglomerado, aunque son paneles muy finos de esos que ya casi no se encuentran. El canto de gran parte de los perfiles se encontraba roto o directamente desaparecido.



¡Pero eso no es problema para nosotras! En la ferretería compramos cantonera. Las hay de diferentes colores de madera, y como íbamos a pintar, nos dio un poco igual, y elegimos este tono. Se compra por metraje y es de dos centímetros de ancho. Nosotras necesitábamos un centímetro. En principio la usamos al completo, como se observa en la imagen, y cortamos el sobrante con cuter. Pero para el siguiente panel, marcamos la medida por detrás y cortamos a lo largo con una tijera normal y corriente. Con una plancha sin vapor, "planchamos" para que el calor deshiciera el pegamento. 


Se adhirió sin problemas y quedó perfecto (era la primera vez que lo hacíamos). Para remantar, lijamos los bordes hasta conseguir igualar los cantos.


Imprimación gris...


..., y pintura a la tiza en color hoja seca.



Aplicamos la técnica del decoupage en el interior del cajón con un bonito pliego sacado de una revista antigua.


Barniz y un pomo sin complicaciones, que el auxiliar no necesita más.... Tiene un toque chic, sesentero y "francés" que nos encanta. ¿No os parece?


¡Y listo para buscar su sitio!






Os damos a todos las más expresivas gracias por los cariñosos comentarios que nos habéis dedicado durante este año, y en especial por la acogida que nuestra "intervención televisiva" ha tenido entre vosotros.

Aprovechamos para desearos un Feliz Fin de Año y un 2017 cargado de Amor, Salud, Trabajo y Paz. Nos despedimos hasta el miércoles día 4 en que volveremos a publicar con la continuidad de siempre. 

¡FELIZ AÑO NUEVO!

miércoles, 28 de diciembre de 2016

Y Canal Sur llamó a nuestra puerta

Hace un par de semanas recibimos una inesperada (qué decimos, ¡inesperadísima!) llamada telefónica. Desde Canal Sur, canal autonómico andaluz de televisión, contactaron con nosotras para ofrecernos la posibilidad de hacer un reportaje sobre nuestro blog. Los ojitos se nos pusieron como platos y el corazón nos latía a mil cuando, al aceptar, nos dijeron que grabábamos en esa misma semana. ¿Cómo decir que no a algo así? Pues lo hubiéramos dicho, una y mil veces, y no es que no valoremos el hecho de salir en la tele; es más por la vergüenza que ello nos provoca. Ya no tenemos edad de niñerías, así que, como mujeres hechas y derechas que somos, tomamos una decisión consecuente e hicimos frente a nuestros miedos, de nuevo (ya tuvimos nuestro breve momento de gloria en Bricomanía haces unos meses). El equipo de grabación fue encantador y nos hicieron sentir en todo momento muy a gusto. Además, todo transcurrió en el taller y eso nos dio algo de seguridad. 

Y sin más preámbulo, aquí os dejamos un par de fotogramas... 



... y el vídeo completo de nuestra participación en el programa En Red, dedicado a nuevas tecnologías, emprendedores y mundo virtual. Disculpad la mala sincronización entre la imagen y el sonido, pero no hemos conseguido recortar del programa íntegro nuestra entrevista, sin ese pequeño fallo.

video

Se emitió el martes de la semana pasada y no lo hemos comentado antes al no ser un canal de ámbito nacional. ¡Esperamos que os haya gustado!


viernes, 23 de diciembre de 2016

Hallazgos en el frío...

El domingo pasado sonó el despertador a las 7,30 de la mañana. Habíamos quedado para ir a uno de nuestros mercadillos favoritos, a ver si encontrábamos un encargo que nos habían hecho. Cuando en pleno invierno, con una temperatura exterior de muy pocos grados y festivo, toca madrugar, por mucho que nos gusten a las dos las compras vintage, supone un gran esfuerzo. Encima, ese mercadillo está en un descampado a orillas del río, con lo que la humedad te cala hasta los huesos. Llevábamos más de una hora entre puestos, echando vaho por la boca y sin encontrar lo que buscábamos, cuando vimos estos dos cuadritos.


Decir que se nos quitó el mal cuerpo de repente sería mucho decir, pero sí nos entonamos un poco con la emoción del hallazgo. Esas láminas tan de nuestra niñez, enmarcadas dentro de dos trozos de madera natural, como se ve en la foto de una de las traseras, nos hicieron sonreír por primera vez en la fría mañana.


Por la parte superior estaban como craqueladas, no hemos sabido identificar el tipo de tratamiento decorativo que llevaba la madera, pero al encontrarse cuarteado y en mal estado decidimos lijar,


... y pintar. ¿Os habíamos dicho que los dibujos están protegidos por cristales convexos?  


Nos gusta tanto la veta de la madera que la hemos dejado, así sin más, tras una ligera lija y una buena capa de cera. También hemos cambiado los colgadores originales que, no sabemos por qué misteriosa razón, no estaban centrados con respecto a las imágenes.


Un madrugón de trabajo, en realidad así son nuestras jornadas de mercadillos, se compensa en un santiamén con pequeños tesoros como estos. Y no importa que ni siquiera traigamos el encargo...


Buscarlo de nuevo será la excusa perfecta que nos levantará de la cama la próxima helada mañana de domingo.


Fantaseamos con ellos decorando un dormitorio infantil, o no tan infantil, pues su ternura y delicadeza es extrapolable a cualquier rincón.


Con esta encantadora frugalidad nos vamos a casa de Marcela, como cada viernes, a aprender y disfrutar.

Nos vamos no sin antes desearos a todos de corazón una muy FELIZ NAVIDAD. El lunes haremos "rabona", así que nos despedimos hasta el miércoles día 28, en que retomaremos nuestra intensa actividad.¡Os queremos!




miércoles, 21 de diciembre de 2016

¡Y es una orden!

Es increíble a la velocidad de vértigo que se vacían nuestras neveras; hacemos la compra semanal y tan sólo se ven llenas el primer día, qué decimos, ¡la primera hora! Es increíble a la velocidad de vértigo que se llenan los cestos de la ropa sucia en nuestras casas, qué decimos, ¡nunca se vacían! Lo de éstos contenedores es casi un fenómeno paranormal, cuando crees que has conseguido ver el fondo del recipiente, resulta que es una ilusión óptica pues, en un despiste de segundos, las prendas se han reproducido como por encanto y la bolsa vuelve a estar preñada de casi nueve meses. ¿No os pasa lo mismo, por favor? De ahí que, de vez en cuando, convoquemos reuniones familiares generales de urgencia, a fin de instruir a los miembros del clan sobre el uso y abuso de la ropa de calle. A saber: se hace buen uso cuando te pones una y otra capa, hasta cuatro contamos a veces en los más frioleros, para combatir los rigores del invierno. Se abusa, cuando te quitas las cuatro ¡y las echas directamente a lavar!  Y las normas a seguir: la última prenda, aquella que está pegada al cuerpo, puede depositarse directamente en el bombo. Las siguientes y, sobre todo la primera, tienen que pasar dos inspecciones previa; la ocular, en busca de manchas, y la olfativa, en busca de olores... Si ambas son negativas, la prenda vuelve al armario convenientemente doblada o colgada, según el caso. ¡Y es una orden!  







Foto


Foto

En fin, ya nos podemos poner todo lo mandonas que queramos, que la batalla sólo la ganamos por unos días... Pero nos consolamos con nuestros recipientes pues, aunque el contenido esté sucio y arrugado, el contenedor puede ser tan coqueto y decorativo como éstos.


lunes, 19 de diciembre de 2016

O mio babbino caro..

Oh, mi querido papaíto... El título del aria más conocida de la ópera de Puccini, Gianny Schicchi, sirve hoy para introducir nuestro post homenaje a los padres, ¡que también lo merecen! 

El argumento de esta corta ópera cómica transcurre en Florencia, donde Buoso Donati ha fallecido y su familia llora su pérdida. Pronto se enteran de que Buoso ha dejado su fortuna a un monasterio, lo cual confirman al encontrar el testamento durante el velatorio. La rabia les invade, pero Rinuccio les dice al resto de familiares que conoce a quien les podrá sacar del apuro: Gianni Schicchi, padre de su enamorada Lauretta, con la que no permiten casar. Lo hacen venir y éste se presenta con Lauretta. Deciden que ocupará el lugar del muerto, de quién aún nadie conoce el fallecimiento, y redactará ante el notario un nuevo testamento, que favorezca a toda la parentela. Llega el notario, y Gianni Schicchi dicta un nuevo testamento actuando como el “agonizante” Buoso, quien deja su fortuna a su buen amigo ¡Gianni Schicchi!. Cuando el notario se va, Schicchi despide a todos y los familiares sin nada que hacer deben retirarse de la nueva casa de Schichi. En cuanto a Lauretta, como ahora tiene una dote, no hay obstáculo para su matrimonio con Rinuccio. Schicchi al final pide la indulgencia del público en forma de aplauso.











Con el "O mio babbino caro" Lauretta, melosa, le habla a su papaíto para conseguir el consentimiento a sus amoríos con Rinuccio.... ¡Si es que las hijas somos las preferidas de los papás! ¿O no?

viernes, 16 de diciembre de 2016

Un desnudo integral

Necesitábamos una pantalla para poner en práctica una idea que nos llamó la atención. Acudimos al chino más cercano a por una, 


..., no era cuestión de emplear las que tenemos en uso por casa, pues había que dejarla desnudita. La pequeña ya se encontraba sin ropa en el taller.


Caja de cartón y pintura en spray, ¡un tandem que ya es un clásico!


Con unas tenazas y algo de maña, quitamos lo que nos sobra de cada una,


... y probamos con esos cacharros que todos tenemos escondidos en algún mueble esperando otra oportunidad de lucir.


¡Estos parecen que encajan bien!


Plantas y velas en su interior son suficientes para completar el conjunto.


Ligeras estructuras para un bodegón con mucho encanto..., o así lo pensamos nosotras.


¿Qué os parece? 

¡Y vamos que nos vamos! Que nos espera Marcela y los participantes en sus Findes Frugales y por poco no llegamos este viernes. 


Nos ha pillado el toro con el showroom de ayer, del que os dejamos una foto antes de inaugurarlo.



¡Feliz fin de semana!


miércoles, 14 de diciembre de 2016

Aquí hay tomate....

Que somos asiduas a los mercadillos es ya sabido por nuestros lectores. Acudimos a aquellos puestos en los que abundan los objetos de segunda mano, muebles y utensilios a los que damos otra vida. Pero, en ocasiones, aunque las menos, también nos paramos en otro tipo de tenderetes. Y eso fue lo que hicimos cuando una de nosotras recordó no tener en casa cierto fruto de la tierra para cocinar las viandas del almuerzo... Un quiosquillo de tomates regido por una curiosa señora nos iba a salvar del apuro. Y ahí fue esa de nosotras a preguntar....- Disculpe..., ¿a cuánto está el kilo? ... -¡Llévatelos, niña,"questán mú güenos"! - Pero..., están muy verdes, ¿los tiene usted más rojitos?.... -¡Anda, ya, "shiquilla", si hay de "tó" y "contri se van cabando, se van pusiendo"! ... Ni que decir tiene que esta conversación, en ese idioma tan peculiar, quedó grabado en nuestra memoria y aún recordamos "palabra" por "palabra" lo que la simpática mujeruca expresó con tanta gracia para conseguir vender sus tomates, que por supuesto, se fueron para casa de una de nosotras. No hicimos sopa con ellos, no. Para eso están las de Cambell, que decoran y.... "contri se van cabando, se van pusiendo"....









Y a vosotr@s...., ¿os gusta este guiño al arte de Andy Warhol?



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...