viernes, 15 de noviembre de 2019

Meciendo rejillas...

Y dale con la rejilla... A la vista está que, efectivamente, está de moda siempre. Esta maravillosa mecedora nos la trajo nuestra amiga Marga. Deseaba darle otro aire para situarla en su casa de la playa. Y nos pusimos manos a la obra.


Lo primero, quitar ese barniz brillante que impedía la adherencia de la pintura... Decir que el lijado de este mueble ha sido más complicado de lo esperado, por la cantidad de curvas y recovecos de la silla.


Y, tras una profunda limpieza (la aspiradora es nuestra aliada), dimos color al asiento con pintura a la tiza color blanco roto.


Tres manos hicieron falta para cubrir en su totalidad, y dos capas de barniz que aseguran su uso y disfrute,...


..., porque, nos consta, esta mecedora se usa, y mucho.



¡Objetivo cumplido! Le hemos quitado años y luce actual y luminosa, ¿no creéis?




Marga y su familia están encantadas con el resultado. Queda pendiente tapizar un cojín que la silla tiene con forma adaptada al asiento. Pero eso ya lo contamos otro día...

¡FELIZ FIN DE SEMANA!



lunes, 11 de noviembre de 2019

De homonimia y de gustos...

Siendo hispalenses, ninguna de las dos somos muy flamencas que digamos... Sí, sabemos bailar sevillanas y no lo hacemos muy mal, pero ya sabéis que nuestros orígenes son de más al norte, y eso marca. Así que si suena una rumbita nos arrancamos, aunque solo sea por el hecho de que nos encanta bailar y que echamos de menos esas fiestas que hace algunos años se repetían más que hoy por hoy. Aún así, insistimos...., de flamenco, nada de nada. Y como ya sabéis que nos gustan las palabras, hoy nos vamos al otro significado de este vocablo homónimo, a su "lado animal", del que hubo una moda decorativa a la que nunca nos adherimos ninguna de las dos (desconocemos por qué, pues la verdad es que tiene su punto). Sin embargo, y al encontrar en el fondo de un cajón este neceser, le hemos dado uso y nos ha servido de introducción al post de hoy.











¿Os gusta el flamenco? ¿Y los flamencos?




viernes, 8 de noviembre de 2019

Rejilla a la moda...

Leíamos el otro día que la rejilla estaba de moda... Pero no fue esta noticia la que hizo que, hace meses, rescatáramos esta silla de la calle, aunque sí el hecho de que el respaldo estuviese en perfectas condiciones. Pues, muy por encima de modas, está el valor que estos asientos de rattán tienen, han tenido y tendrán, ¿no os parece?


La madera también se encontraba muy sana. El único pecado de la silla sería la tapicería, interiormente en pésimo estado. Con estas premisas, comenzamos a trabajar en nuestro rescate; primero lijando, después desinfectando y tratando la madera para evitar futuros intrusos y, por último, pintándola. 


Aquí podéis ver parte del interior del tapizado; tenía cinchas, muelles, crin... Un poco de todo, así que delegamos, como otras veces, el trabajo a profesionales...,


..., que nos la entregaron así de repuesta.


El respaldo de rejilla luce muy luminoso.


La pintura, ligeramente decapada.


La silla, totalmente renovada.


Ésta nos la vamos a quedar nosotras, por ahora luce en este rincón...,


..., aunque no tenemos claro si será el definitivo...


En cualquier caso, la silla ha quedado muy bonita, ¿no os parece?

¡FELIZ FIN DE SEMANA!


lunes, 4 de noviembre de 2019

Mucho más que bolas...

Después de años viendo bolas de madera decorando por aquí y por allá, sobre todo en hogares de estilo más rústico y bohemio, hemos sucumbido al encanto de las mismas... Rebuscando por casa encontramos este collar de cuentas que tiene mil años y que, en honor a la verdad, nunca estrenamos; lo compramos por internet y su color, de un verde desteñido, nunca nos convenció. Pero claro, si no lo queríamos de esta guisa para nuestro exorno personal, tampoco para el de nuestras casas. La primera idea fue dejarlo en madera natural, pero resultó una tarea de lija casi imposible, máxime con las bolas más pequeñas, así que, spray en mano, lo reconvertimos con la pintura. Su estética, ahora, se aproxima mucho a esa otra que lucen las cuentas de madera decorativas y que, tanto en guirnalda, como por separado, aportan un toque fresco y natural al entorno del hogar.








Foto



Foto



Foto



Foto



Foto

¿Qué os parece esta tendencia decorativa? ¿Os imagináis adoptándola en vuestros hogares?



lunes, 28 de octubre de 2019

¡Qué mullido!

Parece que ya está entrando el fresquito por esta cálida tierra nuestra... Y ya era hora, sobre todo porque el mes de septiembre ha sido este año de un bochorno insoportable, superior incluso al de años anteriores. Y no lo llevamos bien, ninguna de la dos... Nuestra sangre, nuestro colorido y nuestra sensibilidad es más norteña, así que estamos felices de sacar las primeras prendas de abrigo, un simple jersey, no creáis, que aún el sol protege del frío extremo. Pero nos encanta recuperar nuestras mantitas mullidas para echar sobre las piernas mientras descansamos en el sofá, acomodándonos con su tacto agradable y protector; las alfombras donde descalzarse y sentir la esponjosidad que cubre el suelo; o  como los cojines en los que nuestro Perico reposa buscando la calidez que estos enseres de hogar proporcionan a toda nuestra respectiva familia...









Pues eso, que ya apetece rodearse de la acogedora mantita otoñal y bien mullidita, ¿no os parece?



viernes, 25 de octubre de 2019

¡Lácame!

Pues sí: Reyes tuvo muy claro cómo quería transformar los muebles de su dormitorio: lacados en blanco. Se trata de dos mesillas, una cómoda y el espejo compañero. Quedamos en ir pintándolos poco a poco, así que, lo primero que entró en el taller fue una de las mesitas. Comenzamos eliminando, a conciencia, este barniz con tantísimo brillo, paso necesario si queríamos que la pintura agarrase y permaneciera ...


Así que, tras una buena lijada, dimos dos manos de imprimación, previas a la pintura.


Como veréis, nos hemos saltado algún que otro paso... Solo comentar que, tras la imprimación, le hemos dado cuatro manos de pintura acrílica en blanco satinado, y dos de barniz incoloro, igualmente satinado. 


Aquí se aprecia muy bien el ligero brillo de la terminación elegida.


Los tiradores se han dejado tal cual, por expreso deseo de su dueña.


Ha sido, de nuevo, un placer trabajar con pintura acrílica; la terminación es elegante y muy sedosa, con un punto chic, que era el que, precisamente, Reyes quería conseguir.


Por eso, hemos elegido una decoración más cosmopolita y glamourosa, acorde con el estilo conseguido tras la redecoración del mueble.


Ahora estamos liadas con la segunda mesilla, y a renglón seguido, serán el espejo y la cómoda. Pero eso será ya otra historia.... ¡Ya os contaremos!

¡FELIZ FIN DE SEMANA!




lunes, 21 de octubre de 2019

Dando carrete...

Las dos llevamos viviendo en el mismo barrio toda la vida, a excepción de los primeros años de casadas. Hay una pintada en un quiosco cercano al taller, y que a una de nuestras hijas le llama mucho la atención, que reza "salir del barrio para volver al barrio". Pues eso fue precisamente lo que hicimos; volver en cuanto pudimos. Así que os imaginareis que por aquí nos conocemos todos, a pesar de que no es para nada una barriada pequeña. Esto es magnífico para muchas cosas; tienes una sensación constante de seguridad al estar siempre viendo caras conocidas, es muy agradable tomar café o la cervecita del medio día en el bar donde, casi sin pedirlo, te lo sirven como te gusta... Pero no es tan bueno si, por ejemplo, tienes prisa por llegar a una cita o un lugar concreto. Por aquí no es posible caminar sin saludar veinte veces, y pararte otras tantas a conversar mas detenidamente con fulanito o menganita, que ha estado enfermo, se le ha casado su hija, le ha tocado la loteria... Por eso, tenemos vías de "escape" alternativas si la situación lo requiere; calles aledañas a las principales por donde sortear al vecindario para llegar a tiempo a nuestro destino, evitando así dar, y que nos den, carrete... 







Foto






Foto



Foto



Foto

Contadnos, ¿sóis chicas de barrio como nosotras?




viernes, 18 de octubre de 2019

Un espejo heredado

Hace unos meses os mostrábamos el escritorio de patas de lenteja que habíamos terminado, compañero de una silla del mismo estilo. Pues bien, el conjunto, destinado al dormitorio de una adolescente, se completaba con este espejo de cuerpo entero.


Normalmente, cuando tenemos varios trabajos entre manos, cada una de pone con uno, y así avanzamos más rápidamente. Sin embargo, raro es el proyecto que, en algún momento,  no "ataquemos" las dos al unísono...



La dueña del espejo quería que sacáramos, con la lija, algún detalle de la pintura dorada original. Lo intentamos, pero esa capa era tan fina y frágil, que solo conseguíamos que se viera el color rojo inglés que la sustentaba. Así que, optamos por dar ligeros toques dorados con el pincel muy escurrido, en las cuatro esquinas...,



..., y parece que esta solución gustó a su propietaria.



Con el color beige hemos conseguido actualizar un espejo de corte clásico, perteneciente a la abuela de esta chica...,


..., concediéndole muchos más años de uso, a mano de nuevas generaciones.


¡Esta es la magia de la reutilización y redecoración de los objetos!


¡FELIZ FIN DE SEMANA!




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...