lunes, 20 de febrero de 2017

De madera y junco.

El mes pasado se presentó el Cartel de Fiestas de la Primavera de Sevilla 2017. De la pintora Nuria Barrera, el cuadro lleva por título "El alma de Sevilla" y, desde el primer momento en que lo vimos, nos cautivó y emocionó a partes iguales. No sólo por el simbolismo que, para un sevillano, encierra la obra, también por el carácter acogedor y cercano de la misma; es como si estuviéramos dentro de nuestras propias casas organizando y preparando nuestras fiestas mayores. Y, aunque no todos podamos contar con un armario destinado sólo a las túnicas y trajes de flamenca, éste mismo del cartel sería el soñado por cada habitante de esta ciudad. Pero, e inspiradas por esta obra de arte, es de esa silla de enea de color blanco que aparece en primer plano, de lo que vamos a hablar hoy... Pocos muebles son tan de aquí como este asiento de madera y junco que se despliega en Semana Santa por las calles del centro de la ciudad, y durante la Feria de Abril en cada caseta. Y mucho más... resulta que hace unos meses una de nosotras se encontró una debajo de su casa sin imaginar nunca el juego decorativo que iba a darle. Lo mismo que estas otras que hemos visto por casas del mundo, en las que han encontrado un rinconcito donde ubicarse con el arte y salero que despliegan por nuestra tierra. Un asiento humilde, pero con la presencia que dan los años y el saber acumulado de los artesanos que la tejen.






Foto


Foto


Foto


Foto

¿Tenéis alguno de este estilo por casa?



viernes, 17 de febrero de 2017

Por amor a una mujer...

Este post queríamos dedicárselo a nuestros hombres. Aunque San Valentín ya pasó, sirva este trabajo como pequeño homenaje por lo que nos cuidan, y lo pendientes que están de nosotras en todos los sentidos, ¡incluido el decorativo! Por amor a estas dos mujeres, han agudizado sus sentidos más diogeneros, y van fotografiando y enviando por el móvil todo aquello que se encuentran por la calle... Como esta última foto que recibimos hace unos días... "-¿Os vale?", preguntó uno de ellos. -"No nos cabe una silla más, pero ese brazo, si es de madera, cógelo, por favor", contestamos nosotras.


Y como dos valen más que uno, ¡se trajo la pareja!


Le dimos vueltas por aquí, vueltas por allá... Finalmente con cola,



..., y unas grapas, los unimos.


Los pintamos,


..., y también un corcho.


Recortamos éste último sobre la silueta que previamente habíamos dibujado...



...., y la unimos por detrás con la pistola de silicona a la estructura compuesta con los dos brazos.



Lijamos un poco la madera para crear texturas que, a nuestro modo de ver, enriquecen el trabajo.





¡Así quedó! Un porta notas diferente y hasta un poquito sensual con tanta curva...


... con el que poner un toque chic en cualquier trabajo, zona de estudio o un dormitorio...,


..., y que brindamos a nuestros dos amores, sin cuyo apoyo, esto no sería posible.


¿Qué opinarán en casa de Marcela sobre este trabajo? Lo mejor será irnos con él, un viernes más, a los Findes Frugales, donde tantos buenos ratos pasamos siempre.


¡Feliz fin de semana!



miércoles, 15 de febrero de 2017

De los puerros a las flores.

Ya sabéis que las dos coincidimos en muchas cosas, pero también hay otras en las que no y, entre ellas, las series de televisión que, cuando buenamente podemos, seguimos al medio día. A una le encanta "Acacias 38" y  a la otra, "Amar es para siempre". Y es en ellas, donde hemos descubierto que nuestras abuelas y, seguramente, alguna de nuestras madres (aunque nosotras no lo recordamos en nuestras casas), usaban para hacer la compra las cestas de paja. Estas canastas eran el complemento indispensable de toda ama de casa a la hora de ir al mercado o al colmado del barrio, pero dejaron de usarse cuando aparecieron las bolsas de plástico allá por los años 70. Estas mismas que están a punto de desaparecer por su nefasta repercusión en el medio ambiente... Nosotras, de hecho, ya las hemos sustituido por las de tela que últimamente regalan en muchas tiendas, y que siempre llevamos dobladas en el bolso por si compramos algo. Es una pena que estos capazos naturales no vuelvan para su uso doméstico (nos encanta cuando vemos en las series cómo asoman por ellos los tallos de las zanahorias o los puerros), pero ya no resultan tan prácticos... Sin embargo, ¿quién no tiene uno o varios? Nosotras desde luego que sí, y en verano nos acompañan diligentes a la piscina o la playa. Pero también el resto del año tienen su hueco en casa y, aunque no con las verduras, sí hemos encontrado en las flores su mejor aliado decorativo.










Foto


Y vosotr@s, ¿le dais algún uso en el hogar?



lunes, 13 de febrero de 2017

¡Que no me mires!

Ambas somos mujeres sociables, creemos... Nos gusta relacionarnos con personas, sobre todo, que nos aporten, que sus diferencias nos enseñen cómo es su visión de la vida. Ya lo hemos comentado en otras ocasiones; nuestro círculo de amistades es muy tradicional, por el barrio en que vivimos y por la ciudad en la que nos encontramos. Por eso, nos atrae sobremanera conocer gente distinta, sin tantos convencionalismos, con menos miedo al ridículo y menos pudor. ¡Y aquí queríamos llegar! Al pudor. Que una lo es y la otra no tanto. Pero..., ¡tampoco es para lucirse "en bolas" ante un público desconocido! Y no nos referimos a disfrutar de una playa nudista, no, sino a mostrar las vergüenzas en tu propia casa, en tu propio baño,  y teniendo la mirada fija de seres inertes que, a pesar de ello, imponen...




Foto









Y vosotr@... ¿tenéis mucho pudor?



viernes, 10 de febrero de 2017

Ese oscuro objeto de deseo...

Esta Navidad pasada, de compras por nuestro supermercado habitual, nos quedamos paralizadas delante de esta visión. Es cierto que el queso nos gusta mucho a las dos, pero no fue este manjar el que despertó nuestro deseo... 


Fuimos directas hacia la encargada de charcutería del establecimiento, para pedir, suplicar..., una de estas queseras, o como buenamente se llamen estos soportes de madera. La muchacha, pelín antipática y poco colaborativa, se hizo bien de rogar, hasta el punto que vimos oscuro (negro, negrísimo) el conseguirlo. Dos meses después y, cuando ya lo dábamos por perdido, nos llamó para entregarnos éste.


Unos cuantos arreglillos necesarios, como quitar grapas...


..., encolar la tabla de en medio que venía rota...


..., una mano de lija, ¡ y a pintar!




¡Y así quedó!










¡Estamos seguras de haberos despertado un nuevo objeto de deseo! A las cajas de fresas, habrá que sumar estos soportes que aúnan funcionalidad y decoración con un encanto especial. Pero hemos de confesar que, quizás no hubiéramos reparado tan fácilmente en ellos, si no fuera por una foto que nos envió hace pocos meses la sobrina de una de nosotras, Cristina, para enseñarnos su recién estrenado hogar y presumir de mesillas de noche...


¡Nos encantó la idea! Y debió de quedarse en nuestro disco duro mental, de ahí la impresión cuando los vimos en el supermercado.

Con esta preciosa idea nos vamos a visitar los Findes Frugales de Marcela Cavaglieri. ¡Vamos tod@s!


¡Feliz fin de semana!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...