lunes, 1 de febrero de 2016

¡Pon la mesa!

Seguro que sí.... Todos, y sobre todo todas, hemos tenido ese odio de pequeñas a poner y quitar la mesa.... A lo mejor era de las pocas formas que teníamos de ayudar en casa, como hacer la cama, recoger el cuarto y ordenar nuestro armario... ¡¡Y cuánto nos costaba hacer "todo eso"!! Y si había más hermanos o hermanas en la familia, siempre había bronca... - ¡Hoy he puesto yo la mesa, te toca quitarla a tí!! - ¡De eso nada, que ayer la puse y la quité yo!... Y lo peor de todo... Hoy día vemos esas mismas peleas entre nuestros respectivos hijos... ¡las mismitas! Nos vemos reflejadas, y es ahora cuando nos damos cuenta de la paciencia de nuestras madres, paciencia que no hemos heredado seguramente, porque, al final, acabamos recogiendo la mesa, con el consiguiente mal ejemplo para nuestros hijos, quienes, eso sí, en casa ajena ponen y quitan la mesa sin chistar.... Por cierto..., con lo útiles que eran los carritos de cocina para hacer esa labor con un solo viaje... ¿por qué porras no le daríamos uso en su día?










A ver... ¿a quién le toca poner la mesa?




37 comentarios:

  1. la odisea de la mesa en mi casa igual, ahora no hay polemica uno solo le toca poner y el quitar es a medias entre el padre y el niño crecido, aunque hay que insistir , no tiene escapatoria y todos loa carritos ideales y en casa al final fue para regalar, nunca se uso, miento acabo en mi campo con una tele pequeña encima, creo que la falta de espacio, incluso los plegados, vamos que al final dabas vueltas y vueltas, nos se sacaba, aunque yo soy de bandeja al final hace la misma funcion, me encantan algunos son mas decorativos que practicos, bessssssssssss

    ResponderEliminar
  2. Ahhhh tenéis uno!!!
    Precioso queremos uno cada una,andamos en su búsqueda.
    Qué tiempos y luego nos peleábamos para conducir el carro,ji,ji.
    No sabemos qué fue de los nuestros, bueno de uno si se lo llevó el chatarrero,por Dios!!!

    Que paséis una estupenda semana,
    Besos de las dos

    ResponderEliminar
  3. Buenos días chicas!! Nuevamente coincidimos, jajaja......O esto es muy común y se repite en cada hogar....Vaya broncaaasss!!!

    Pero qué razón tenéis con estos carritos, lo lindos y prácticos que son y lo que nos habríamos ahorrado en "ve con esto y vuelve con lo otro"...
    Ahora bien, si los ponemos taaan bonitos para decorar, dejarán de hacer su función real :(

    Disfrutad un estupléndido lunes y la semanita entera, besotesss,

    Menchu

    ResponderEliminar
  4. A mi me toca siempre, la verdad... las chicas llegan tarde de la universidad y el marido del trabajo también así que....pero quitarla lo hacen ellos eso si.
    Me encantan esos carritos, son útiles y decorativos, el vuestro es precioso y el de la segunda foto también.
    Besos chicas.

    ResponderEliminar
  5. Esa historia me suena jajaja. La verdad es que estos carritos son muy útiles, el vuestro es igual al de la primera foto, aparte del color y las ruedas ¿no? También me gustan mucho el tercero y cuarto. Yo no tengo, snif, me falta espacio.
    Besos para las dos y buena semana.

    ResponderEliminar
  6. Es la película de nuestra vida...Aquí ya se acabó y se perdió esta guerra la pongo yo, pero en casa de mis padres lo hacen mi tía o mi padre y siguen utilizando el carrito.

    El mío está en la cocina como auxiliar tal y como aparece el vuestro, con media repisa esperando un tuneo.

    Feliz Semana. ...Besos multiplicados

    ResponderEliminar
  7. A mi mismo!
    Me acuerdo de los carritos, por supuesto.
    Pero yo soy más de bandeja.
    Las fotos que traeis son muy buenas y recuerdan, o me recuerdan, que estos siempre estaban plegados en algún armario estrecho.
    De todas maneras, al servicio siempre le venía bien que existiera un carrito...
    Es broma.
    Lo que no lo es, es como se repiten los roles y las situaciones, que siguen siendo los y las mismos.
    Y mira que hemos avanzado y hay cosas que se han quedado en lo mismo, pero en lo mismo mismo.
    Como es posible esto?
    O es que a lo mejor no tiene porque cambiar todo.
    Es que a lo mejor queremos que cambie todo y hay cosas que, inevitablemente, viendo que seguir iguales, precisamente para contribuir al equilibrio natural de las mismas cosas.
    Y, a lo mejor, nos complicamos nosotros mismos queriendo buscar una explicación a algo que no la tiene, o que la tiene por el hecho de ser así.
    De decir, que naturalmente tiene que ser así.
    Debe ser así.
    Tenemos que buscar el equilibrio, o gracias a ese equilibrio estamos ahí?
    Estar ahí!
    Donde?
    Ese es el tema.
    Y esto sigue dando vueltas y vueltas sin parar y sin pensamiento de que termine, y seguimos ahí, porque nos damos cuenta de que estamos aquí.
    Que lío, pero estoy convencido de que es así.
    Sí no, por descarte, que pasaría?
    Prefiero pensar que es así.
    AMSC

    ResponderEliminar
  8. En mi casa nunca hubo ninguno, ójala mi madre hubiera tenido alguno de estos... Muy monos los de las fotos! Bss

    ResponderEliminar
  9. Igualito, igualito a lo que contáis, jaja...ainss. Me chifla el segundo carrito, no, no ¡¡¡mejor el tercero!!! con uno así pondría la mesa de mil amores ;-)
    Besos a las dos, feliz semana.

    ResponderEliminar
  10. Jajaja....Como la vida misma. Recuerdo que en casa de mis padres mi hermana la ponía los días impares y yo los pares.... ¡Ya os podeis imaginar el follón cuando el mes traía 31 días y había dos impares seguidos!! ;))
    Estos carritos son un amor tanto si se usan como camareras o como auxiliares decorativos en la cocina.
    Besitos a pares.

    ResponderEliminar
  11. QUE DIVINOS!!!
    ME GUSTAN CASI TODOS.
    PERO ME PARECE QUE SOLO ESTAN DE ADORNO...AHORA Y ANTES NO?
    CHAUCITO

    ResponderEliminar
  12. En mi casa también hay uno, pero como la cocina y el salón están juntos lo uso para otros menesteres: pongo la ropa doblada y luego la voy repartiendo por las diferentes habitaciones.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  13. ¡Mi suegra tiene ese mismo modelo! Y ella lo usa muchísimo ;)

    ResponderEliminar
  14. Mi madre ya no tenía paciencia con nosotras, ella misma lo hacia, pero no tocaba hacer otras cosas. Hoy, mi casa(piso) es tan pequeña, que la distancia de la cocina y lo salón no se hace necesario sufrir jaja.. Buena semana chicas! Besos

    ResponderEliminar
  15. jejeje con la dichosa frasesita...el pan nuestro de todos, cada día!!! :)
    Uuuyyy! Cómo me gusta la propuesta de hoy, qué ilusión verlos, lo tengui, lo tengui!!! Igualito que el primero, pero en marrón. Aunque viendo el resto de modelos, se me han desorbitado los ojos, qué diferentes selecciones tan originales y flamantes, no sabría con cuál quedarme!!! La opción de usarlo como estantes como vosotras, me parece muy buena, queda genial!!! El nuestro, recibe mucho trote, y es que, aunque no es lo común, tenemos un largo recorrido de la cocina al comedor, a parte es un tesoro muy querido por los años que tiene, y el valor sentimental, mi padre no concebía una comida familiar sin él al lado, con la tabla de cortar pan y su nespresso :)
    Feliz lunes!
    Un besazo a cada una!

    ResponderEliminar
  16. Lo de las broncas a la hora de poner y quitar la mesa me suena muchísimo, demasiado... será posible que todos los días discutan dos veces por lo mismo???
    Nunca he tennido uno de estos carritos, ni recuerdo ninguno en casa de mis padres tampoco... quizá esa sea la solución a las discusiones!!!
    El vuestro es adorable.
    Un beso muy fuerte, preciosa. Que tengáis una feliz semana.

    ResponderEliminar
  17. Mi hermano que era mayor, estaba encargado de los vasos, yo de las servilletas y cubiertos. A veces me chantajeaba para que lo pusiera yo todo.

    ResponderEliminar
  18. Como me habéis hecho reír, entre los recuerdos y la cara que pone mi hija a veces.
    Son todos muy bonitos, pero me falta espacio y distancia .
    Un besazo a las dos

    ResponderEliminar
  19. Siempre había visto esos carritos como adornos, pero ahora veo que tienen un uso mucho más práctico. Y lo de las peleas por no hacer los quehaceres domésticos, bueno, son parte de los recuerdos de infancia.

    ResponderEliminar
  20. Jo que si!! bronca siempre con mis hermanos, y antes peor, que como yo era la unica chica pues siempre era yoooo!!!
    En fin, a ver si espabilamos y enseñamos a nuestros hijos a ser mas disciplinados en casa que fuera ya lo son, jajajajj

    Me ha encantado el post!!

    Un saludito!!

    ResponderEliminar
  21. un placer haberte encontrado me encantan tus ideas

    ResponderEliminar
  22. Uyyyy qué pereza!!yo siempre conseguía escaquearme de ese menester jaja!!
    Aunque si en mi casa hubiera habido un carrito de esos igual lo hubiera hecho!!

    ResponderEliminar
  23. Yo creo que tod@s teníamos un carrito en casa, como mínimo. Eso si, era para poner adornitos y figuritas....La tarea de la mesa era nuestra y como una servidora no tiene hermanos, no había bronca, ni posible discusión: LA ODIOSA TAREA ERA MÍA SI, O SI. Queridas dos, estupendo post y fenomenales imágenes.
    Odf deseo feliz primera semana de febrero.
    María

    ResponderEliminar
  24. Heredé de mi abuela un carrito como el vuestro y lo uso de estanteria para la entrada queda tan bonito!1beso

    ResponderEliminar
  25. Me suenan bastante esas historias de poner, quitar, ordenar...es una bonita y entrañable tradición que va de generación en generación. En mi casa también había un carrito al que se le llamaba "camarera", más bien de adorno.
    Besos. Feliz inicio de semana.

    ResponderEliminar
  26. Yo nunca tuve uno, al menos por ahora! Porque es cierto que son de lo más útiles, aunque no tanto para los que comemos en una cocina tan pequeña como la mía...
    Besos!

    ResponderEliminar
  27. Ayyy!!! Yo tengo uno como el último! Lo que pasa es que ha pasado a formar parte de la decoración "permanente", con ropa pendiente de doblar, con ropa para planchar, con ropa planchada... jeje... En fin...
    Besos, chicas!!

    ResponderEliminar
  28. Que gracia en todas las casas debíamos de reñir con quien pone la mesa y quien la quita, en casa también se oía eso de, yo fregué ayer hoy te toca a ti, vamos que siempre nos tocaba a las dos chicas por que los dos chicos se libraban ya que en aquellos tiempos era trabajo de mujeres, amos pa rato se libraban ahora mis hermanitos, yo carrito creo también haber visto pero para adorno seguramente y parecido a el vuestro.
    Besos pareja.

    ResponderEliminar
  29. Y qué casualidad cuando tocaba quitar la mesa mi hermana tenia que ir al baño ....qué pillina! Creo que en todas las casas pasaba y sigue pasando.
    Qué chulos los ayudantes de hoy. El vuestro creo que decora más de lo que ayuda,verdad?
    Besos

    ResponderEliminar
  30. Yo aún tengo una ( actual) para el porche y la verdad es que es muy útil.
    Hola guapa, soy Maloles Muñoz del blog "Mientras Dormias" , vengo de la QDD , me ha encantado lo que he visto en tu blog, a si que por aquí me quedo. Espero poder conocerte mejor ( no estas en el grupo de whatsapp verdad? )
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  31. ¡Hola, chicas!

    ¡Tal cual, tal cual! Me habéis remontado a mis tiempos mozos, y bueno, no tan mozos. Cuándo voy a España de vacaciones, entre mi hermana y yo sigue pasando lo mismo, y ahora se nos une mi sobrina.

    La verdad es que en mi casa nunca hubo carrito, eso sí, las fotos que habéis elegido para ilustrar, me encantan.

    ¡Besotes y feliz día, chicas!

    ResponderEliminar
  32. Con esos carros tan bonitos yo pongo la mesa encantada de la vida!
    Me encanta la opción de usarlos como auxiliares, que penita no tener ninguno.
    Besos guapas

    ResponderEliminar
  33. Jaja mis niños discuten quien pone y quien saca la mesa , lindos esos carritos , sobretodo me enamore ese tan industrial de la tercera imagen

    ResponderEliminar
  34. pues nosotros como comemos en la cocina no hay discusiones jajaja
    me encantan estas camareras y carritos auxiliares
    Besos

    ResponderEliminar
  35. A MI siempre , fué antes, ahora y será despues... ''ma tocao''.
    Besos

    ResponderEliminar
  36. Jajaja eterna discusión, un hogar no es hogar si no hay grito de "A poner la mesaaaa" en mi caso el grito se contestaba con un "Le toca a Mònica", y seguía con un "A miii? pero si yo la puse ayer!". Que os voy a contar que no sepáis ya ;)
    Y estos carritos vuelven a estar en el top de la decoración, que es un saco agujereado como el de la moda textil, vuelven pero reinventados para encajar en las tendencias actuales. Son todos estupendos! Habrá que hacer otro hueco en casa.. pq ya se me esta antojando uno ;) que peligrosas sois.. voy a empezar a decir en casa que la culpa es de las chicas de Retro y con encanto ;)
    Un abrazo y un besazo!

    ResponderEliminar

¡Nos encanta leer vuestras opiniones y comentarios! Son la sal de nuestro blog. ¡Muchas gracias por el tiempo que nos dedicáis!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...