lunes, 22 de julio de 2019

De sifones y amistad...

Nuestras vacaciones están a la vuelta de la esquina, así como las de todo nuestro grupo de amigos. Coincidimos en tomarlas en agosto, cada uno por sus circunstancias particulares, y durante ese mes nos repartiremos entre la costa de Huelva y Cadiz. Sin embargo, aun estando en nuestras respectivas playas, trataremos de quedar, al menos un día, por esos lares del sur para compartir una buena comida, un rato de bronceado al sol y muchas risas, que ésas siempre están garantizadas. Además, ya estamos planeando excursiones para el otoño que viene... Que si al pueblo de uno, al campo del otro, alguna escapada de fin de semana... Luego no realizaremos ni la mitad de la mitad, pues cuadrar las respectivas agendas luego es un rato dificil... Pero estos proyectos son harto ilusionantes, y le añaden chispa a la vida... Aunque, bien pensado, los amigos son, en realidad, la chispa de la vida ¿no os parece? Es una gran suerte poder contar con ellos y con ese cosquilleo burbujeante de las historias y vivencias que están por compartir...





Foto




Foto

Y hablando de burbujas..., las de estos sifones que, aunque cada vez más en desuso, todavía se sirven junto a los vermús que, algunos sábados, salimos a tomar entre amigos...  ¿Qué planes preferís hacer con los vuestros?


viernes, 19 de julio de 2019

Bandejas a estrenar...

Este par de bandejas con patas llevaba varios años arrumbada en un armario... Dejamos de usarlas, básicamente, porque las patas de una se habían desatornillado, y el papel que adornaba la base de esa misma estaba bastante estropeado. Ni que decir tiene que, en la época en las que las jubilamos, el reciclaje no formaba parte de nuestra vida; ¡milagro es que no acabaran en la basura!


Arrancamos el papel estropeado, que no salió tan fácilmente...,


..., tuvimos que humedecerlo y raspar hasta dejar la madera vista.


Y lo que, en principio, consideramos que había sido una mala idea (lo de quitar el docoupage), al final fue lo más sensato, pues pintar directamente sobre el papel de vinos sí que fue un error. El barniz que lo protegía hacía que la pintura no agarrase lo suficiente, así que tuvimos que retirar la primera mano ya dada, lijar y volver a pintar. Ésto nos ha retrasado el terminar la susodicha bandeja...


..., por lo que nos vamos a centrar solo en una de ellas. Le aplicamos un estarcido tras tres manos de color mint...


..., y, por supuesto, mucho barniz, para garantizar su uso sin problemas cada día.








¿Qué os parece para un romántico desayuno?


Prometemos hacer fotos de las dos terminadas... Mientras tanto, os dejamos con esta coquetuela, feliz de la vida con su nueva imagen.

¡FELIZ FIN DE SEMANA!


miércoles, 17 de julio de 2019

De intensidades y flexos

En nuestra adolescencia, las vacaciones de verano suponían la misma liberación y felicidad que hoy en día para el común de los estudiantes. Sin embargo, el planteamiento sobre cómo íbamos a pasar esos dos meses de asueto era completamente diferente. Desde que finalizaba el colegio, o incluso los primeros años de universidad, hasta que comenzaban de nuevo las clases, nuestros días estivales transcurrían, respectivamente, en dos de los clubes sociales de nuestra ciudad; allí nos pasábamos las horas disfrutando con nuestros amigos de la piscina y el aire libre, entre juegos, primeros coqueteos, charlas infinitas y alguna noche  estrellada de fiesta, sintiéndonos en completa libertad y sin anhelos de otro tipo. Hoy en día, este tiempo de asueto se convierte para la juventud en una suerte de "yincana", donde planes de lo más diverso se suceden encadenados unos a otros; barbacoas, campamentos, pequeños trabajos, excursiones a la playa o la montaña, viajes por Europa, cursos intensivos... Seguro que todos habréis tenido uno de esos flexos que iluminaban nuestras antiguas mesas de estudio con un pequeño halo de luz; así sentimos que era nuestra curiosidad e inquietud, abarcable y comedida. Ese tenue resplandor ha crecido y se ha transformado en un potente foco que ha puesto a los pies de las nuevas generaciones el mundo entero, y caminan por él, con la confianza y la seguridad de que está allí, para ellos.







Foto

Eso sí, a nuestros hijos les hemos pedido que respeten las vacaciones familiares para pasar, al menos, unos cuantos días de descanso juntos... ¿Cómo se va presentando vuestro verano?



lunes, 15 de julio de 2019

El 66 y su ruta...

El 66 es un número que a ambas nos encanta, y seguro que ya habéis imaginado el porqué.... Pero hoy no nos vamos a centrar en la cifra en sí, sino en la famosa ruta estadounidense a la que da nombre. Es notoria la atracción que causa esa red de carreteras de cerca de 4.000 kilómetros. Creada en los años 20, aunque terminada de asfaltar en 1938, fueron los 50 los años de su apogeo, de ahí que la estética "cincuentera" es la que prevalezca en los establecimientos que se encuentran a lo largo de toda la extensa vía. Hoy día "la madre de todas las carreteras" es un reclamo para los aventureros que la recorren, muchos de ellos por el mero gusto de atravesar tantos Estados por lo que, sobre todo durante la depresión del 29, miles de norteamericanos emigraron de este a oeste para comenzar una nueva vida. Y a pesar de que esta ruta fue descatalogada en el año 1985 por  no considerarse relevante tras la creación de una nueva red de autopistas interestatales, su sabor y encanto sigue intacto. Pero vayamos a lo que nos importa; no es que seamos muy adictas a este tipo de decoración, pero reconocemos que un detalle en un rincón puede dar un toque original a nuestros hogares.







¿Conocéis la ruta 66? Y si no, ¿os atraería conocerla?



viernes, 5 de julio de 2019

Dos peanas y un destino...

¡La de tiempo que llevaba  Mª José queriendo una pareja de peanas para su casa! Nuestra amiga puede presumir de tener eso que llaman "mano verde", por lo que sus plantas merecen estar expuestas con protagonismo. Nos encomendó a las dos la misión de encontrarlas, pero el encargo no ha sido fácil, y ha costado lo suyo dar con el par ideal.


Las quería pintadas en color blanco roto; antes le dimos un buen lijado a la madera, como podéis observar en la foto de abajo... Lijar siempre es tedioso, pero sanea mucho y lo deja todo al descubierto, principalmente agujeritos sospechosos que, de otra manera, podrían pasar desapercibidos.


Y eso fue precisamente lo que pasó, una temible marca de polilla hizo que inmediatamente tratáramos el auxiliar, y ha impedido que los pintáramos al unísono.


Era tanto el deseo de Mª José de tener, al menos, una peana, que la hemos terminado mientras la otra se cura.



Intentaremos hacer una foto de la pareja...,



..., cuando le entreguemos la segunda.


Mientras tanto, aquí tenéis un anticipo de lo bien que ha quedado en el rincón de su cocina.


Y con esta mitad de trabajo nos despedimos hasta el lunes 15 de julio. Nos tomamos una semanita de descanso, que otros deberes nos reclaman. ¡Sed buenos mientras tanto!





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...