lunes, 13 de septiembre de 2021

Retales de mi vida...

Esa frase os llevará a más de uno a la preciosa canción de Manolo García, Insurrección... Viene al caso para hablaros de la cantidad de momentos extraordinarios que hemos vivido juntas y que, en el taller o en nuestras quedadas para caminar, recordamos con cierto temor al paso del tiempo. ¡Cuántas situaciones especiales y cuántos instantes se quedaron en nuestra retina como si de otra vida se tratara! Nuestro viaje al Portugal profundo, en busca de maravillas para nuestro taller, es una de esas ocasiones que ya parecen ajenas a nuestras actuales circunstancias. Lo recordamos con un cariño especial por encontrar allí la libertad que da el no conocer a nadie, ni que nadie nos conozca. Las risas, la incertidumbre de llegar al destino sin perdernos, las carreteras poco transitadas, los hallazgos y la belleza de los mismos... Todo nos parece ya "una foto a contraluz", como diría el autor de la mencionada canción. Ese es sólo un retal de lo que la existencia nos ha dado hasta ahora. Son ya cerca de 20 los años que hace nos conocemos. Hemos mantenido nuestra amistad y compartido tantas cosas que darían para escribir un libro que, esperamos, tenga continuación. El secreto de esta duradera amistad es la lealtad, un valor quizás en desuso que ha dado frutos. Y lo seguirá haciendo.




Foto

Foto



 Indudablemente, la llegada al mundo de nuestros hijos son los momentos más recordados, pero... ¿qué retales de vuestra vida se os viene a la memoria?




viernes, 10 de septiembre de 2021

Del mar a la tierra...

Durante nuestras vacaciones también hemos sacado algo de tiempo para hacer pequeñas manualidades sin complicación, capaces de dar un aire diferente a rincones de nuestras casas. Mirad estos cuadros, sobre todo las láminas: completamente desvaído el color a causa de la luz...  Una de ellas posa sin el marco, una vez que tuvimos claro cómo íbamos a transformarlos.


Tomamos como soporte el cartón base sobre el que apoyaban los dibujos de las caracolas y, con las hojas de un libro viejo, hicimos un decoupage.


Hemos recurrido varias veces a las páginas envejecidas por el tiempo, pues nos gusta mucho el efecto que conseguimos.


El marco no se libra de un par de manos de pintura en un verde hoja muy suave.


Todos estos cambios vienen a acompañar a otro par de láminas, botánicas éstas, que, sin ser antiguas, llevan guardadas mas de una veintena de años; desde que las regalaran en alguna revista de decoración de las que antes devorábamos.


Del mar a la montaña, y de la cocina al salón...,


Nueva ubicación para estos dos cuadros de estética vintage y natural...,


..., esa que en la playa no podemos conseguir con plantas, pues nos resulta imposible mantenerlas...,


..., y que tanto echamos de menos.


Con este rincón decorativo verde que, tan bien encaja con la estética marinera, hemos resuelto el tema de la falta de flora ¿no creéis?


Y, por hoy, poco más que contar; tan solo, eso sí, desearos un magnífico 

¡FELIZ FIN DE SEMANA!



lunes, 6 de septiembre de 2021

Bodegón marino

¡Hola, amigos! ¿Qué tal ha ido el mes de agosto? Esperamos que todos lo hayáis pasado plácidamente, con vacaciones o sin ellas... Nosotras hemos tenido un poco de todo; días de asueto, de trabajo, viajes realizados, viajes frustrados... Pero el balance es positivo; ha sido un buen mes. Y aquí estamos de vuelta, inmersas en pleno septiembre, ese mes en el que, por lo visto, también comienza el otoño climático. Sin embargo, nos resistimos a ello; por aquí es puro verano, y lo seguirá siendo mucho más tiempo, así que, nos cuesta mucho pensar en calabazas, tonos tierra o prendas de abrigo... Ese querer correr tanto con el tiempo hace que éste pase más deprisa aún de lo que ya de por sí vuela... Nosotras vamos a ir a nuestro ritmo y éste, aún está mecido por las olas del mar, por el ligero color tostado de nuestra piel, por esas sandalias que serán la última prenda veraniega que nos quitemos, allá por noviembre, y la decoración natural y refrescante que aportan a nuestros hogares las caracolas, las conchas y otros bichitos marinos...


Foto







Contadnos, ¿estáis a punto de sucumbir a la deco otoñal, u os resistís como nosotras?



viernes, 30 de julio de 2021

De velas y caracolas...

Más que velas, podemos hablar de "la vela", dado el tamaño que tiene la que os mostramos abajo, y que nosotras denominamos, cariñosamente, como "el queso". Pues "el queso" lleva años guardado en un altillo junto a su compañero, este plato de mimbre.


Con pintura...,


..., un poco de encaje de plástico convenientemente pegado...,


..., y hallazgos playeros, decidimos darle una segunda oportunidad.


Cada año recogemos flores de lavanda que dejamos secar (hay mucha plantada en uno de nuestros lugares de veraneo). Ésta que veis es del verano pasado, y nos pareció que podía ser un bonito complemento.


Queríamos formar un centro con todo lo que nos recuerda a esta época estival, que asociamos con vacaciones y relax...


Hemos recuperado la vela, el mimbre y los detalles más marineros..., sin olvidarnos de las flores.


... componiendo un centro de mesa que luce en la de la casa de la playa.


Nos costó mucho trabajo encender la vela, ¡parece que no quería! ¿Nos estaría castigando por haberla tenido tanto tiempo olvidada? Al final hicimos las paces y le prometimos mucho protagonismo de ahora en adelante.


Y con este DIY nos vamos de vacaciones. Una de nosotras se va a Galicia y la otra a Cádiz. Así que, durante agosto, no publicaremos en el blog, aunque seguiremos activas en Instagram, para las que querías visitarnos por allí. 

Tanto si estáis como si no de vacaciones...,

¡SED FELICES Y DISFRUTAD!


lunes, 26 de julio de 2021

¿Dónde guardas tus vinilos?

Hace ya la tira de años que ambas nos fuimos de nuestras respectivas casas paternas, y aún recordamos con cierta nostalgia ese momento de llenar la maleta con nuestras pertenencias al partir... Entre éstas, los discos ocupaban un lugar privilegiado, pues los vinilos, junto con las cintas de cassette, eran la forma habitual de escuchar música a la carta. Pero entonces aparecieron los CDS (¡por favor, no somos tan mayores...!), y todo cambió... Nuestros queridos "Long plays" quedaron olvidados en un rincón del salón, y no nos deshicimos de ellos de puro milagro,  porque suponemos que el gusanillo vintage tiraba de nosotras aún antes de saber, siquiera, qué era eso...  La verdad, quién iba a suponer que, años más tarde, volverían a conquistar nuestros salones reclamando, con fuerza, el sitio privilegiado que ocuparon en su día, o cualquier otro acorde a su aire retro y mucho más decorativo.















Y vosotros, ¿conserváis vuestros vinilos a buen recaudo?


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...